Recentralizar la estructura de la Negociación Colectiva para dignificar las condiciones laborales

La negociación colectiva, tras su consagración como derecho constitucional (art. 37.1. CE) y su desarrollo legislativo en el Título III ET, se ha convertido en un instrumento imprescindible para el logro de la paz social, el equilibrio de fuerzas entre empresas y personas trabajadoras, y el desarrollo del Estado social y democrático de derecho. La cercanía de los interlocutores sociales a la realidad objeto de regulación ha permitido la adaptación de la generalidad de la ley a las características y necesidades de los distintos ámbitos productivos. La negociación colectiva ha facilitado, asimismo, la homogeneización de salarios y de costes laborales, evitando ventajas competitivas entre empresas de un mismo sector.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad