Comentario Urgente de las medidas dirigidas al control de la temporalidad laboral en el acuerdo sobre el plan de choque para reducir la temporalidad en las Administraciones Públicas

El insoportable abuso de la temporalidad en el empleo y los servicios públicos.

La progresiva e intensa precarización de la contratación (estabilidad) constituye, probablemente, la principal característica de los últimos decenios en el empleo público y, en general, en el empleo en los servicios públicos. Una precariedad que se ha manifestado de forma directa, indirecta y, podría decirse, perifrástica. De forma directa a través de la generalización de la utilización de la contratación temporal, en una buena parte de forma irregular como vienen poniendo de manifiesto los tribunales nacionales y comunitarios.
Pero también de forma directa, a través de la intensificación de los procesos de descentralización (privatización) de la gestión de los servicios públicos mediante concesiones y contratas nutridas, -por mor de la flexible interpretación del Tribunal Supremo, ahora corregida- fundamentalmente a través de contratos temporales de obra o servicio determinado. Finalmente, de forma perifrástica, a través de la peculiar construcción jurisprudencial en virtud de la cual una persona contratada irregularmente por las AAPP (o subrogada o afectada por una cesión ilegal, entre otras situaciones) se transforma en una figura igualmente temporal sujeta a una condición consistente en la cobertura de la plaza por ella ocupada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad