Las políticas de empleo de la recuperación, transformación y la resiliencia.

En las últimas semanas las noticias de destrucción de empleo se suceden de manera vertiginosa en nuestro país. En ocasiones esto se nos presenta como consecuencia inevitable de la crisis sanitaria. Pero quizás sea un mensaje demasiado simplista. Por supuesto que la Covid-19 es en gran parte responsable de los efectos sociales que estamos padeciendo sobre nuestro mercado de trabajo, pero ahora en serio ¿De verdad creemos que lo habíamos hecho bien?, ¿Estaba nuestro mercado de trabajo preparado para soportar esta embestida? Es evidente que no, quizás ninguna sociedad de nuestro tiempo lo estaba. Pero entonces ¿Qué va a marcar la diferencia a partir de ahora? Pues ni más ni menos que el tiempo que nos lleve recomponernos, el que necesitemos para reconstruirnos como sociedad, para recuperar los niveles de bienestar, de cohesión social y de empleo que consideremos óptimos en cada momento, porque si en algo parece que estamos de acuerdo, es en que los actuales no resultan aceptables ni sostenibles. Y en este contexto es en el que merece la pena detenernos a reflexionar y ser conscientes de que estábamos haciendo mal, para no volver a repetir los mismos errores en este proceso de reconstrucción social que tenemos por delante.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad